Qué dicen las críticas

Un arte sin artificio, crítica en el diario Málaga hoy tras la función el 9 de enero de 2121:

“En la butaca, uno tiene al fin la impresión de asistir a una demostración de teatro igualmente vivo, entero, consciente, pleno de significado y de intención en el siglo XXI. (…)

El primer recuperado aquí es el teatro, devuelto a la poética que le corresponde. Y el público, entregado, actúa en consecuencia. (…)

Hacía tiempo que un servidor no asistía a un aplauso de despedida tan largo, sincero y sentido como el brindado en el Teatro Cervantes a Juan Diego Botto. (…)

Cuando el mismo Lorca al que da vida (nunca el uso de dar vida como sinónimo de interpretar había tenido tanto sentido como aquí) Botto pide un teatro capaz de contener el mar, la realidad que hay fuera, un arte sin artificio, está reclamando justo lo que Una noche sin luna ofrece a sus afortunados espectadores. (…)

Pocas veces el teatro español ha sido Federico con una intensidad tan eléctrica. A la soberbia interpretación de Juan Diego Botto, crecida en los matices (qué manera de decir lo más grave en un susurro, de conducir el grito al filo contenido de los labios), se une la sabiduría teatral de Sergio Peris-Mencheta, que convierte la escena, justo, en un teatro de arena: un espacio de asombros donde lo que creíamos muerto prende vivo, intacto, en la memoria. Perdonen, a fin, la verborrea: lo mejor que se puede hacer con Una noche sin luna es dar gracias por haber estado. Por haber sido.

Crítica tras la función en Málaga, 9 de enero 2021:

“Les estoy escribiendo estas palabras mientras me tiemblan las manos. ¿Recuerdan ustedes la última vez que hayan ido al teatro y hayan tenido esa sensación única de haber disfrutado una representación a la que no le puede poner un «pero», y que era más de lo que podían imaginar?. Quizás no lo hagan, porque yo tengo actuaciones memorables y obras que me han hecho pensar, pero ir de la mano de Juan Diego Botto en este viaje en el que para nada «se mata el tiempo» es lo más mágico, alucinante e increíble que me ha pasado en todos los años que me dedico a cubrir funciones. (…)

De los temas más importantes a los que se enfrenta este actor que llega al alma y corazón de cualquier espectador sensible que haya tenido la suerte y el honor de escuchar e interiorizar todo lo que salía por su boca, y emanaba desde una escenografía que se ha convertido en su perfecta pareja de baile, se encuentra el estar alerta ante un mundo que pretende ser gobernado por una tiranía que censura lo que no interesa que escuchemos (…)

Es la mejor obra de teatro que he visto en mi vida. Lo repito y lo recalco. Me ha ofrecido lo que siempre reclamo desde el patio de butacas, hay un esfuerzo por sensibilizar, tocar tu botón de actuar y no posicionarte neutralmente para dejar pasar las cosas y que se queden en el olvido. (…)

Crítica tras la función en Navarra en noviembre de 2020:

El Correo, tras la función de Vitoria. 17 de noviembre de 2020:

Impecable dramaturgia”, “maravillosa producción, “ingeniosa puesta en escena”.

Juan Diego Botto deslumbra por una maravillosa actuación que atrapa hasta al último espectador. Su honestidad en escena, su apertura y cercanía hacen imposible no conectar con él. Su escucha a la energía del público es palpable y su entrega, evidente: logrando que todos los personajes que recrea respiren credibilidad. El uso del humor, la ironía y el juego consiguen que el tiempo vuele y que tanto la mente como el corazón se entreguen a su historia“. (…)

Esta obra consigue no sólo que el espíritu de Lorca esté presente sino que su eco resuene con tal potencia en el Principal que lleve al público a ponerse en pie para aplaudir en una larga ovación. (…) Queda claro que Botto y Peris-Mencheta saben muy bien cómo hacerlo“.

Crítica en La Rioja, tras la función en Logroño, 18 de noviembre de 2020:

Absolutamente emocionante“, “obra teatral maravillosa en la que la tensión dramática se mezcla con la delicadeza, la belleza y la crítica“.

Es tan profunda, con sentimientos tan a flor de piel, que no es extraño, como sucedió en Logroño, que buena parte del público acabe aplaudiendo de pie mientras llora. (…)

“Monólogo interpretado magistralmente por Juan Diego Botto” (…). Su trabajo actoral resulta creíble, natural, magnífico, conmovedor“.

El desarrollo es tan detallista, cálido y real que hace de la obra no solo un homenaje a Lorca, también a la cultura. (…) La cultura como antídoto contra la ignorancia, la intolerancia, la dictadura”.

A %d blogueros les gusta esto: